Atropello en Ufas

Rúa das Ufas

Rúa das Ufas


Hace unos días que la señal de la calle Ufas aparece decaída, abandanada, triste, moribunda. Se le ha ido el color de la cara… se le ha ido la cara entera… se le ha ido la cabeza… ha sido descabezada y destronada de sus tierras en los límites del barrio tal como lo conocemos.

La señal esta dolida, afligida, desinflada, recostada sobre la acera. Habría sufrido algún traumatismo en la zona lumbar que le impide erguirse para reportar su presencia a todos los que por ella preguntan, que son pocos, ya que es una calle triste de nuestro barrio. No tiene instalaciones, no tiene vecinos, no tiene infraestructuras… a un lado una parcela baldía, esperando que Concello y Xunta la doten de infraestructuras educativas para nuestros niños. Al otro lado bosque y campo, marca el límite de la nueva zona urbanita frente a Xuncal, la próxima tierra fecunda sobre la que han de crecer duplex y edificios de baja altura para ser morados por los propietarios de las viviendas protegidas más elitistas del barrio… jardines, paseos y accesos a sus casas al más puro estilo de Beverly Hills. Consecuencia normal de la transformación, y sobre todo de la integración y difuminación del ladrillo hacia la zona más rural y verde de nuestros vecinos de la Navia tradicional.


La señal de Ufas ha identificado durante años esa calle que nos separa de la jungla, o que nos une a ella… es esa calle que queda casi en el mas allá, porque en el PAU la gran emperatriz es Teixugueiras, la calle que nos une a todos… y luego están esas otras calles que ahora mismo limitan con la nada, pero que no son más que nexos con el futuro del PAU y las fronteras con el terror de los pobladores de estas tierras desde hace muchos años que han sido invadidas por los planes urbanísticos de las administraciones a los cuales han desposeído de sus tierras a cambio de unos fondos que ninguno ha considerado suficientes contra la maldición de ser desterrados o haber obtenido un piso de permuta.

La Calle de Ufas, junto a Pedra Seixa y Lamelas forman el escudo que defiende a la parte urbanita de la indefensión ante los ataques de la maleza verde que nos ha querido invadir, pero de la cual nos hemos ido librando porque no entienden de señales ni de fronteras.

Quisimos llegar aquí para quedarnos pero algunas de las garitas de los puestos avanzados de defensa están siendo atropelladas por el enemigo, y no es la naturaleza sino el soldado vándalo desconocido, que ataca donde más nos duele, nuestras señas, nuestra identidad, nuestros recintos y nuestras estructuras. Pretende que nos perdamos, que nos confundamos, pero tenemos claro hasta dónde podemos llegar y hasta dónde alcanzan estos dominios.

A la espigada señal alguna cosechadora urbana le ha querido sacar sus frutos y a fe que lo ha conseguido. La señal no sólo ha perdido su dignidad propia del juncal en el que habitaba, sino que ha perdido su identidad.

Cuando la veo me pongo triste… no sé si ha perdido su nombre porque el atropello le afectó a la cabeza o si el hecho mismo de que la placa perdiera su lugar fue precisamente el motivo por el cual yace en el suelo. Lloro pensando lo bien que se ha portado estos años cuidando de indicarnos con esa belleza que no había más PAU tras ella. Ha soportado la soledad, la tristeza de no servir a carteros, a mensajeros, ni a transportistas, porque aún nadie mora en esa calle, y que a quienes allí aparcaban no hacía servicio ya que los conductores y ocupantes la ignoraban por ser la hermana pequeña e inútil de la gran Teixugueiras.
No estaba a la sombra de un árbol, ni de un edificio, soportaba el sol y la lluvia, los vientos y los envites del día a día. Cada mañana, antes de salir el sol los camioneros que allí aparcan la saludaban con sus ronroneos… brummmm…brummm… y ella, estoicamente soportaba los ruidos, impasible, alegre de saber que su sitio era ése y no otro…

Señal de Ufas, no llores, no estás sola, algunos te echamos de menos y no dejaremos que se olviden de ti… queremos que vuelva tu esplendor, queremos que vuelvas a indicarnos dónde está nuestro futuro… queremos que los vecinos que están por llegar se sientan tan orgullosos de ti, como nosotros nos sentimos orgullosos de nuestra querida Teixugueiras.

Señal de Ufas

Señal de Ufas

Te deseamos una pronta recuperación. Un abrazo.

Merece solución, Servicios Públicos, Sin categoría, Tráfico, Vecindad , , ,