Paralizadas las obras de la Iglesia

Según publica www.paudenavia.net el obispado ha anunciado la paralización de las obras de la nueva iglesia de Navia, situada en el Polígono Residencial.

El Obispado suspende al menos durante un año las obras de construcción de la nueva iglesia de Navia por falta de fondos. Los recortes presupuestarios y la necesidad de destinar más recursos a las parroquias para compensar la caída de los donativos de los feligreses ha obligado finalmente a la Diócesis de Tui-Vigo a paralizar el proyecto. La estructura del inmueble está completa, por lo que estos días se está cerrando el perímetro con una verja para evitar desperfectos o robos en el interior. De forma complementaria, el arquitecto Francisco Castro Nieto, responsable del diseño, aseguraba ayer que “se realizarán visitas continuadas a la finca para supervisar el edificio y realizar tareas de mantenimiento que eviten un deterioro pronunciado”.
La intención es conservarlo en buenas condiciones para poder retomar la obra en cuanto haya recursos disponibles. “No es una paralización definitiva. Soy optimista y si aparece milagrosamente algún donativo podríamos continuar el proyecto donde lo dejamos”, explica el arquitecto, dispuesto incluso a revisar el proyecto, presupuestado inicialmente en tres millones de euros, para recortar algunos gastos no esenciales.
Por ahora no será posible porque desde el Obispado reconocen que la crisis obliga a “priorizar inversiones”. El consejo de Asuntos Económicos acaba de aprobar para este año un presupuesto de 3,3 millones de euros en el que no se reserva ningún euro para el templo de Navia y solo figura una obra nueva ya iniciada: la rehabilitación de la antigua casa del obispo en Teis, deshabitada desde hace diez años y con importantes desperfectos.
No es momento para embarcarse en nuevas actuaciones por lo que al margen de la reforma de la sede de Doctor Corbal, el dinero para rehabilitaciones en edificios se intentará reducir al máximo. “La ayuda a los más desfavorecidos y a las parroquias pequeñas y con pocos recursos es nuestra prioridad, así que nos hemos visto obligados a recortar en otras cuestiones no imprescindibles”. El Obispado acometerá aquellas mejoras urgentes e inaplazables que afecten al funcionamiento de una parroquia y aplazará las demás. Respecto a la reanudación del proyecto en Navia, el ecónomo es cauto y no se aventura a fijarla en 2012. “Dependerá de cómo mejore la situación económica y de los fondos que tengamos”.

Más información en www.paudenavia.net

Infraestructuras, Merece solución, Noticias, Servicios Públicos ,