El parque de Navia se inaugura en menos de 4 semanas

Según publica hoy Atlántico Diario: “Navia estrena en marzo un parque de 7 millones de euros”
La zona verde del polígono ya está finalizada y sólo resta la plantación de 500 árboles
La finalización de la obra permitirá abrir la calle Limpiño, liberando carriles de paso y nuevas plazas de aparcamiento


El polígono de Navia estrenará en unos días, a principios de marzo como muy tarde, un parque que no sólo destaca por sus 90.000 metros cuadrados de superficie -el segundo o tercero más extenso de la ciudad- sino por su presupuesto: siete millones de euros, resultado de lo complejo de la operación y de los costes extras, 700.000 euros últimamente a Movexvial para finalizar lo que dejó a medias Bruesa.

El polígono de Navia estrenará en unos días, a principios de marzo como muy tarde, un parque que no sólo destaca por sus 90.000 metros cuadrados de superficie -el segundo o tercero más extenso de la ciudad- sino por su presupuesto: siete millones de euros, resultado de lo complejo de la operación y de los costes extras, 700.000 euros últimamente a Movexvial para finalizar lo que dejó a medias Bruesa.

Tres años se tardó en finalizar una zona verde lanzada por la anterior Xunta (fue promovido por la entonces conselleira Teresa Táboas) y que ahora está casi terminada, según pudo comprobar la delegada del Gobierno gallego en Vigo, Lucía Molares, que giró una visita acompañada de los arquitectos, quienes confirmaron que resta tan sólo comenzar a plantar los 500 árboles que marcarán el perfil del parque para poder abrirlo a los miles de residentes del polígono.

El parque cuenta con dos zonas bien diferenciadas. Una, más dura, la que se encuentra próxima a las viviendas. La otra, con verde, césped y arbolado, culmina en una colina donde se instalarán las especies de mayor porte. En total, habrá unos 500 árboles, aunque para verlos habrá que esperar cuatro o cinco años. Será a partir de entonces, tras la plantación, cuando el parque estará en condiciones de ser entregado al Concello, lo que probablemente no ocurrirá por las desavenencias de la Alcaldía. En todo caso, antes o después el ayuntamiento tendrá que hacerse cargo de una zona verde cuyo mantenimiento no será barato y que exigirá vigilancia para evitar la desaparición de luces y aparatos fotovoltaicos.

En cuando al resto del polígono Lucía Molares destacó que el final de la obra permitirá ampliar la calle Limpiño, que tendrá un carril más de circulación, y que la fase segunda de construcción y desarrollo de viviendas está ya terminada, por lo que Navia está ya consolidado como un barrio en su configuración actual.

Quedan las tres siguientes fases, que incluyen edificios de dos o tres pisos e incluso viviendas unifamiliares, inmuebles todos ellos situados en el entorno del colegio Amor de Dios y que servirán para conectar el polígono con la parroquia.

Ver noticia original en Atlántico Diario

Sin categoría , ,